Fin de semana festejando

Este pasado fin de semana comenzó desde el jueves, siendo el cumpleaños de mi Schatz. Quise consentirlo un poco para que disfrutara entre el stress de las situaciones que nos rodean. Fue un día relajado, no pudimos hacer nada con los compañeros por caer entre semana, pero ya festejaremos juntos en una semana. Primero que nada nos levantamos tardísimo. Comenzamos con pan fresco y calientito recién salido de la panadería (tradición alemana que espero nunca sea reemplazada por las grandes manufacturas y supermercados). Después volver a la cama por ser día lluvioso y nublado de verano. Luego yo me puse a trabajar en mis proyectos, pero al terminar nos pusimos guapetones para ir a comer-cenar a un restaurante italiano muy rico, saboreando la pasta y terminando con una tabla de quesos… aaaahhhhmmmm! me pregunto quién fue el más consentido en ese momento, los dos disfrutamos tanto del placer del quesito.

Luego una corta caminata, platicando a gusto, recordando y haciendo un balance de los años regresamos a casa. El momento más esperado: a jugar! Por primera vez jugamos juntos un juego de mesa con temática ecológica que nos interesó a ambos. Terminamos el día con una cena ligerísima para no despertar ningún reflujo o gastritis y nos fuimos a la cama a seguir platicando. El día siguiente fue ya un poco más apegado a la rutina. Pendientes, pendientes y más pendientes. La mayoría en la lista ya están tachados. Fue un día agotador y muy ocupado, pero entre los dos fue mejor y más rápido. El sábado fue manejar a casa del abuelo para festejarlo en su cumpleaños, visitar a la prima Erica y escucharlos a ambos platicar sus historias y anécdotas (recientes y de ayeres más lejanos). Siempre es interesante y hay algo nuevo en las vivencias del abuelo durante la guerra. Me encanta escucharlo y ver sus fotografías. Esas joyitas “vintage” a las que las nuevas generaciones nos traen loquitos.

El Domingo fue día de viajar de vuelta, unas 3-4 horas en auto platicando, analizando, recordando, riendo y escuchando música. Al llegar a casa, tomamos un buen baño y nos preparamos para ver el partido, al final de la Copa Mundial. Hoy juega Alemania. Los cuetes, las banderas, guirnaldas y demás decoraciones, junto con botanas y bebidas, están listos y nos esperan para festejar (sino la copa) al menos la fiesta y el football 🙂

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s