Kopf hoch!

No tengo ni sangre ni herencia alemana, no soy alemana. Pero ser la pareja de un alemán y vivir con un alemán me ha enseñado montón de cosas. Vivir en Alemania me ha enseñado otras más.

Me siento orgullosa de mis orígenes, no me asombra ni me ofende que me digan que tengo rasgos indígenas, al contrario, me enorgullece porque así no hay duda que vengo de Latinoamérica, de un país que ha luchado y que la regado muchísimas veces. No niego ni mi pasado, ni de donde vengo. No cambio ni mi nombre ni mi apellido, no cambio ni siquiera la pronunciación del nombre de mi país por decirlo en inglés o en alemán. Pero he de aceptar que ser alemán (a pesar de su larga cola que tiene que le pisen) es un honor. No sólo por fama de genocidio es conocido este país, sino por su infraestructura, su organización (y si, también por sus obsesiones, con el tiempo por ejemplo), su tecnología, su educación, su nivel internacional, su economía y su manera de manejar situaciones. Al fin y al cabo crecieron después de varios sucesos que los pusieron en vergüenza. Y eso, se ha demostrado a través del football, de su posición económica en la UE, de las empresas y compañías que han sido fundadas ahí y que tienen un nivel internacional que yo ni siquiera me había dado cuenta que son alemanas. Pero lo mejor de todo, es la humildad con la que caminan. Saben su historia, y los que no la saben son la minoría que van por el mundo aún haciendo alarde de una sangre pura (pero eso es lo que los hace una minoría, su ignorancia).

El hecho de que mi Schatz no se sintiera orgulloso de su país, aún sin vivir en Alemania, me asombró y me dejó con la boca abierta. Cuando le dije que no debería de ser así, no fue él su persona quien tomó decisiones cegadas y muy malas, el país ha cambiado junto con su gente. Tal vez han sido obligados a cambiar, pero ya no e slo que era antes. Cuando se nos presentó la oportunidad de vivir en Alemania, yo tenía miedo por cuestiones raciales, aún quedan pueblos pequeños en donde es difícil ser de piel morena y diferente, pero son pueblos remotos y verdaderamente cerrados de mentalidad. Pocas veces pasa. Fuimos bendecidos al ver que el lugar a donde seríamos trasladados es una ciudad mediana, turística y altamente metropolitana por sus estudiantes. Ahora lo impulso a creer y sentirse orgulloso de su nacionalidad, su país y hacerlo en voz alta aunque sea en una copa mundial de football.

Yo incluso, me siento orgullosa de tener la oportunidad de vivir aquí, de haberlo conocido a él y de conocer a gente, lugares, tradiciones, cultura y puntos de vista diferentes. No estoy en el holocausto, ni estoy en el “mejor lado”. Hitler, el Muro y Las Guerras mundiales quedaron atrás. Hoy se pelean otras guerras mundiales y de maneras totalmente diferentes. Aún hay armas, pero el más poderoso es el dinero. Y ahí si, puedo decir, que éste país está muy involucrado. Pero yo me enfoco en lo que ha logrado de manera, sino limpia al menos en beneficio no sólo loca sino internacional. Y todo este rollo, para decir con la cabeza en alto que Alemania sí se merece la copa del mundo, como equipo y país que son, y yo de tener por lo pronto la oportunidad de vivir aquí.

Prost Schland!

PD1: Aquí un artículo en el Washington Post que describe mejor el patriotismo reprimido alemán que salió a la luz y explotó el domingo al ganar la Copa.

PD: Saben qué es lo mejor de todo esto? Que Alemania no iba para ganar el mundial, que iba como equipo pero con humildad, que llevaban en mente jugar pero no ganar. Cuando pasaron a octavos fue como “ah que padre, pues seguimos jugando”, pasaron a cuartos y fue “órale que bien, pues seguimos jugando lo mejor de nosotros”, y fue hasta la semifinal cuando tal vez pensaron “bueno, pues si jugamos hasta ahora, hay que darlo todo”. Pero siempre se dieron la mano mirando a los ojos con los equipos opuestos y hasta se disculparon con los brasileños por haberlos goleado cuando fueron los brasileños los que creían que ya la tenían ganada. Eso es lo mejor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s