Posted in CBT vs. Anxiety, DearDiary, naturaleza, Nippon 赤い太陽旗, Tradiciones

Hanafubuki

El día en que me di cuenta qué nerviosa estaba y la mini crisis que me dio durante el autobus. Que, a pesar de que se me olvidó todo cuando llegué a observar los cerezos y cómo caían por el aire primaveral, al regresar volvió a repetirse y aún más intenso. Sentía mucho calor, sentí que tenía demasiada ropa encima, podía sentir como estaba sudando y ya quería bajarme pero faltaba poco. De hecho irónicamente se intensificó al verme más y más cercana a mi parada, al saber que las curvas ya habían terminado y que faltaba poco.

Disfruté mucho ese mediodía entre cerezos y gente tomando fotos y sentándose en el pasto como yo. Creo que fui la única que se puso a leer y que por unas cuantas horas no prestó atención a los árboles tomándole fotos a las flores sin parar, pero por muy corto o largo que haya sido mi estancia entre esos pétalos pequeños y ligeros cayendo cada vez que había una corriente de aire, sé que lo disfruté, sentí que lo disfruté aún estando sola. No quería estar sola, pero no quería perderme mi tradición anual de ir y admirar éste evento tan efímero con un cielo azul contrastante.

Al regresar a casa un poco mareada por el viaje, vi que tenía entre el cuello de la chamarra unos pétalos que cayeron al suelo. Me traje un recuerdo.

Advertisements

Author:

Mexican, ecogreenlover, designer and music fan.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s