Experiencia

Hoy, guardando una ruta de Mapas, me encontré con una ruta de hace cuatro ó cinco años en Londres del departamento donde vivimos antes de mudarnos a Heidelberg hacia el Palacio de Fulham donde hay un jardín que me encantaba. Ví la ruta y vaya que sí que caminaba un buen. Toda la ruta era como de 15kms, pero no la caminaba directa, en el jardín me sentaba a leer y luego regresaba.

Pero me dio curiosidad recordar ésa colonia donde vivíamos. Así que fui a Mapas y traté de recordar dónde estaba el edificio… no lo ubiqué, tuve que ir a la ruta guardada para ver cuál era el número y ahí fue donde me di cuenta… no lo ubicaba porque en la última actualización de Mapas (2016) aparece el edificio entero en renovación, todo está cubierto de mallas y quitaron la pared y el barandal de todos los pisos!

 | 

Me impresionó… pero luego recordé cuando caminaba de la estación de Southfields al edificio, era una subidita pesada! y cuando llegué a la estación, recordé el último día, cuando ya nos íbamos al aeropuerto.

La idea original era irnos en el metro (más económico) pero llevábamos dos maletas enormes, y con la experiencia de mi llegada arrastrando dos maletas igual de grandes al llegar a Londres para vivir en Septiembre del 2011 viajando en metro atascado, sin elevador, cambiando de lineas y lo peor… que en una de las estaciones de cambio, yo logré subirme con la maleta al vagón pero Alex no… se cerraron las puertas y nos tuvimos que ver en la siguiente estación. Fue una noche desgastante, además llegamos como a medianoche y todavía era caminar al otro departamento donde vivíamos antes de Southfields.

Total, que con esa experiencia y nada más de recorrer unos metros en bajada arrastrando las maletotas hacia la estación del metro, demandé que tomáramos un taxi porque no quería que pasara otra vez la misma situación. Entonces, yo me quedé esperando con las maletas adentro de la estación pero antes de pasar por los torniquetes (era temprano, como las 8 de la mañana si no mal recuerdo) mientras él llamaba o iba por un taxi.

Justo en ese momento, justo cuando pensé que podíamos esquivar ver a nuestros compañeros de departamento con los que tuvimos roces y terminamos tan mal que ni nos despedimos, nada, sin decir nada, salimos del departamento, ellos sabían que nos íbamos ese día y nosotros dimos por hecho que no los veríamos porque o era muy temprano o no sé, pero yo ni quería verlos ni decirles nada.

Pero justo en ese momento, ese día y en ese lugar, veo pasar a la pareja, ella riéndose y en un momento voltea y me mira a los ojos, no dice nada, actúa como si no hubiera visto a nadie, cruzan los torniquetes y siguen. Yo y mis tripas queríamos desaparecer. Qué mala experiencia, mala decisión que tomamos en ese entonces de compartir departamento con personas que no conocíamos pero que pensamos o dimos por hecho que por ser coreligionarios íbamos a tener una vibra muy buena… no, fue una muy mala de verdad.

Pero fue una experiencia de la que espero hayamos aprendido. Al llegar a Heidelberg, una ciudad chiquita, pues los precios eran accesibles como para vivir solos, finalmente, en un departamento decente y localizada convenientemente ni lejos de la estación de trenes ni lejos del centro. Pero creo que ahora yo sí estaría abierta a compartir casa de nuevo, pero sé que demandar y qué ofrecer, qué límites poner y qué tanto compartir. Lo que si es un hecho, mientras esté en mis manos, no más con coreligionarios.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s